El rol del o de la docente mediadora

En tanto el rol de cada docente es de mediador para crear oportunidades de aprendizaje, estas suponen tomar en cuenta tanto el clima emocional que se genera en el aula como las necesidades, intereses, ritmos y expectativas de cada estudiante. La mediación supone generar formas comunicacionales que promuevan el aprendizaje autónomo en cada uno de ellas y ellos. Las estrategias que se manejen para ello también impactarán positivamente en el proceso de aprendizaje si es que son participativas y creativas. Además, la forma comunicacional del tratamiento de los contenidos curriculares y los recursos que se seleccionen durante la programación de aula potencializarán la curiosidad y la capacidad para el aprendizaje. En este aspecto, se puede acceder a más información acerca del desempeño del docente o la docente en el documento del Ministerio de Educación: Marco de buen desempeño docente (MINEDU 2013a).

La tarea de cada docente es expandir el interés de sus estudiantes en los temas ambientales; motivarlos y plantearles retos para formular hipótesis y para la resolución de problemas ambientales; así como proveer diversas oportunidades para que aprendan por sí mismos, usando recursos naturales y el ambiente dentro y fuera de su colegio. Es necesario también tomar en cuenta las diversas habilidades del grupo de estudiantes (es decir, las inteligencias múltiples), así como diseñar los espacios para la interacción entre ellos y ellas frente a sus objetos de estudio mediante el aprender haciendo. Por ejemplo, el cambio del diseño interior del aula en cuanto a la disposición de sillas y mesas permite al docente o la docente formar círculos de intercambio y discusión, semicírculos para presentaciones, trabajos grupales en mesas, etc., como se muestra en la figura siguiente.

La enseñanza debe desarrollar habilidades y actitudes para que cada estudiante construya su propio conocimiento ambiental, lo transfiera a la vida real y desarrolle su potencial. Ello implica diversos procesos mentales, como reflexión, análisis, comprensión, síntesis, toma de decisiones, aplicación de conocimientos (para la solución de problemas ambientales), incluyendo evaluación y metacognición.