Ministerio del AmbienteDirección General de Cambio Climático, Desertificación y Recursos HídricosGestión de la tierra y el agua
 

Gestión de la tierra y el agua

Vista del nevado Yanamarey, Cordillera Blanca. Este nevado ha sido monitoreado entre los años 1948-2008, periodo que demostró un retroceso glaciar de 801 metros. Foto: 2008 - Unidad de Glaciología de la ANA.

Vista del nevado Yanamarey, Cordillera Blanca. Este nevado ha sido monitoreado entre los años 1948-2008, periodo que demostró un retroceso glaciar de 801 metros. Foto: 2008 – Unidad de Glaciología de la ANA.

La desertificación es la degradación de la tierra en zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas. Es una realidad preocupante, porque las tierras almacenan tres veces más carbono que la vegetación, lo que quiere decir que son el mayor almacenador de carbono terrestre. Cada año se liberan 300 millones de toneladas de carbono debido a la desertificación, lo que equivalen al 4% de las emisiones de CO2 mundiales. Las principales actividades humanas causantes de desertificación son:

  • El sobrecultivo, que agota el suelo.
  • El pastoreo excesivo, que destruye la capa de vegetación.
  • La deforestación.
  • El drenaje defectuoso de las aguas de riego, que vuelve salubres las tierras cultivables.

Más de 6.000 millones de hectáreas, equivalentes al 40% de la superficie del planeta, son zonas áridas. Cada año se pierden 20 millones de hectáreas de suelo cultivable. Así pues, los costos económicos de la desertificación se estiman en $1.000 millones anuales. Esta situación afecta directamente el bienestar y el futuro de una sexta parte de la población mundial. Los países más perjudicados por la degradación de las tierras son precisamente los mismos que sufren de escasez de alimentos.

El Perú es uno de los países más vulnerables a la desertificación, debido a que las zonas áridas equivalen a la tercera parte del territorio nacional, y en ellas se registra apenas el 2% de la precipitación anual. A pesar de ello, en esta zona se asienta aproximadamente el 90% de la población y se concentra la mayor parte de la actividad agropecuaria, industrial y minera.

El retroceso de los glaciares

El agua es un recurso altamente sensible al clima: el régimen de precipitaciones se está alterando, desencadenando sequías e inundaciones, y los glaciares, fuente importante de este recurso en el país, están siendo amenazados por el aumento de la temperatura global. Respecto al recurso glaciar, el Perú contiene aproximadamente el 71% de los glaciares tropicales del mundo y, en consecuencia, ha registrado una de las tasas de retroceso glaciar más altas del mundo: el 22% de su superficie, alrededor de 500 km². Este descenso representa 7.000 millones de metros cúbicos de agua, equivalente al consumo de dicho recurso en Lima por 10 años.

El retroceso de los glaciares de los Andes tiene repercusiones importantes en la disponibilidad de los recursos hídricos del Perú para el consumo humano, debido a que el 95% de la población peruana utiliza aguas que provienen de zonas alto-andinas. La agricultura y la generación hidroeléctrica, por citar algunos de los sectores principales, también se ven afectados por la deglaciación. Otros efectos son el incremento del número de lagunas y sus volúmenes, lo que aumenta los riesgos de desastres por aludes. También altera los caudales en los ríos, acentuando la desertificación e incrementando los deslizamientos e inundaciones.

Ministerio del Ambiente - MINAM

Trámite Documentario y Módulo de Atención al Ciudadano
Horario mesa de partes: lunes a viernes (horario corrido) de 8:30 a.m. a 4:45 p.m.
Central telefónica: (511) 611-6000
Correo: minam@minam.gob.pe
Dirección: Av. Javier Prado Oeste 1440 - San Isidro, Lima-Perú